NO PIDAS CLEMENCIA

NO PIDAS CLEMENCIA
Ficha técnica
Editorial:
PLAZA & JANES
Año de edición:
Materia
Novela Intriga y Terror
ISBN:
978-84-01-02043-8
Páginas:
480
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
EXITOS

19,90 €
Comprar

Un thriller apasionante y adictivo para fans de Le Carré, Forsyth o Larsson.La amenaza siempre está cerca... En 1996, en vísperas de las elecciones generales rusas, Pashie, una joven que trabaja para una empresa sueca con presencia en Rusia, desaparece de forma misteriosa en San Petersburgo.El novio sueco de Pashie y experto en Rusia, Max Anger, se traslada a la ciudad para averiguar qué le ocurrió. Allí descubre pistas que indican que Pashie había averiguado información sobre una organización oculta que trabajaba en pos de la vuelta a un régimen totalitario al mismo tiempo que planeaba un ataque en Occidente. ¿Tendrá algo que ver con la desaparición de Pashie?Max se da cuenta de que se le acaba el tiempo cuando más personas caen víctimas de la organización.Para salvar a la mujer que ama y vencer la amenaza que aterroriza a Suecia, Max Anger tendrá que enfrentarse a un enemigo despiadado y reconsiderar toda su vida.Críticas:
«No pidas clemencia es de una actualidad asombrosa. Österdahl es el maestro de la conspiración. ¡Léelo!»
Camilla Läckberg«La serie Max Anger de Martin Österdahl es muy sólida. El autor utiliza su experiencia personal en Rusia de forma efectiva y relata la historia con un lenguaje claro y directo.»
Smålandsposten«Una historia de intriga que entrelaza la industria de las telecomunicaciones, la política rusa, el espionaje y la sombra de Stalin durante la Segunda Guerra Mundial.»
NorrtaljeTidning«¡El thriller más emocionante del año! En su primera novela, de estilo impecable, Österdahl nos presenta a una organización despiadada y nos plantea una serie de difíciles desafíos.»
BoråsTidning«Suecia tiene un nuevo maestro del suspense. No puedes perderte No pidas clemencia. ¡Es el libro del año!»
Mons Kallenstoft

Otros libros del autor

DIEZ SUECOS HAN DE MORIR